Publicado: 18 de Octubre de 2018

El Consejo de Colegios de Administradores de Fincas propone medidas disuasorias para el deudor, como el pago de más intereses o la privación temporal de instalaciones


Las comunidades de propietarios redujeron su morosidad en 2017 por segundo año consecutivo, aunque a un menor ritmo. El nivel de impago por morosidad soportado por las comunidades de propietarios disminuyó un 3,88% respecto al año anterior, alcanzando un importe de 1.601 millones de euros, frente a los 1.665 millones de euros de 2016, según el estudio elaborado por el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAFE). En 2016 la morosidad bajó un 8% después de dos años de crecimiento, el más importante el del año 2014 cuando subió un 12%.

La mejora de la situación económica ha permitido a muchos vecinos ir abonando su deuda con la comunidad de vecinos o cancelarla, algo que continuará durante 2018, según Salvador Díez, presidente del CGCAFE. Aun así, el 38,43% de las fincas todavía tienen morosos y el importe medio de la mora en cada finca es de 1.065 euros de media. Además, el porcentaje en el que las entidades financieras tienen pagos pendientes alcanza al 7%. Hay que tener en cuenta que las comunidades donde la banca posee pisos en propiedad, consecuencia del abultado número de desahucios producidos durante la crisis económica, alcanza aún el 16%. Y eso que esta deuda también ha menguado: la morosidad bancaria ha disminuido un 4,13%, alcanzando los 317 millones de euros en 2017 frente a los 380 millones de euros de 2016. Díez considera que en 2018 este importe será menor debido al descenso de los activos inmovilizados de las entidades.


Fuente: El país.